Negocio rentable: Montar una Peluquería

By | 19 noviembre, 2012

En los tiempos de recesión económica actuales el montar una peluquería es uno de los negocios que cualquier emprendedor debe valorar, ya que es uno de los tipos de negocio que menos se ha resentido debido fundamentalmente a que el corte de pelo y el arreglo del cabello es imprescindible en la vida de las personas, por lo que podríamos definirlo como un negocio rentable siempre y cuando se cumplan ciertas pautas en su implantación.

De echo, como analizan varios representantes del mundo de la peluquería, la apertura de nuevos establecimientos está siendo una constante no solo por personas que tienen experiencia práctica en este negocio sino por emprendedores que lo ven como una línea de negocio donde canalizar sus inversiones.

Hay dos vías para montar una peluquería: de forma personal (bien como profesional o bien como inversor) o bien a través de una franquicia.

 

Requisitos para Montar una peluquería

Los trámites administrativos para inaugurar un nuevo establecimiento son bastantes sencillos y la concesión de los pertinentes permisos por parte del Ayuntamiento de la localidad (Licencia de obras, apertura y de publicidad exterior) se tardan en conseguir aproximadamente un mes.

Se recomienda alquilar el local por un periodo aproximado de dos años con cláusula de renovación automática o incluso con cláusula de compra. De ese modo si el negocio, por la razón que fuere, no es rentable, podremos rescindir el contrato sin ataduras de créditos.

Tener los conocimientos básicos del funcionamiento de una peluquería aunque no es necesario que nuestra profesión sea la de peluquero, se presenta como requisito muy importante para que la gestión del mismo reporte la rentabilidad esperada.

Debemos realizar un presupuesto de la inversión a realizar, como guía meramente informativa nosotros reseñamos ciertos datos que pueden variar mucho dependiendo de las ciudades, ubicación etc.

Un presupuesto estándar podría ser unos 30.000 euros para iniciar la actividad que se repartiría entre: Alquiler de local, acondicionamiento del local (Proyecto, licencias, reforma en general, mobiliario, gestoría, etc) para un local entre 40 y 80 metros cuadrados.

El salario de un trabajador puede estar en torno a los 1200 euros, pero es muy variable dependiendo de la destreza y capacitación profesional del empleado.

La amortización de la peluquería podría fijarse en un periodo de 10 años, así evitaríamos un posible estrangulamiento financiero.

Si se decidiera montar una peluquería como franquiciado, hay muchas cadenas que ofertan esa posibilidad, pero normalmente la inversión es mayor ya que requieren un línea única como franquiciado, aunque parece que los estudios realizados abogan que tienen mayor probabilidad de éxito que las creadas a nivel personal y sin el asesoramiento de un franquiciador.

Como verás son muchas las formas que en negociosrentablesyotros te proponemos para salir de las colas del paro.

Pautas a seguir para que montar una peluquería sea un negocio rentable

Emplazamiento de la peluquería: Es una de las pautas fundamentales, debemos ubicarla en zonas de mucho tránsito de personas para así captar a clientes ocasionales pero combinado con una fidelización de clientes provenientes de edificios cercanos tanto viviendas como edificios de oficinas.

La imagen de la peluquería debe ser modernista, profesional, donde la luz sea un referente ya que las personas se sentirán mas propicias a visitar el establecimiento.

Listado de precios visible sin entrar en el establecimiento. Como consejo personal nosotros apostamos a que se deberá exponer en la fachada de la calle el listado de precios a aplicar, porque muchas personas pueden decidir no entrar ante el desconocimiento del precio del servicio que desean contratar. Los precios deben ser competitivos porque se debe conseguir una clientela que ese momento la tiene tu competencia.

Trato personalizado del cliente: La fidelización de la clientela se debe en gran parte al trato que reciban por nosotros mismos o por nuestros empleados. Nadie repite un corte de pelo en un sitio dónde por muy profesionales que lo hagan, no se les trata con máxima educación. El cliente desea un trato personalizado y afable.

Compaginar los servicios de la peluquería con la venta de artículos de peluquería. Pero aquí debemos incidir en una norma: que es la exposición de los productos con su precio pero en ningún caso atosigar o presionar de cualquier manera para que el cliente adquiera uno de esos productos porque posiblemente hayamos conseguido una venta pero hayamos perdido un cliente.

Línea única y exclusiva en el uniforme de los empleados. Este simple detalle generará confianza en el cliente que los servicios prestados lo están siendo hechos por profesionales.